El aullido de los grillos

5 downloads 960 Views 10KB Size Report
19 Jun 2012 ... El aullido de los grillos. Artículo de ÁGORA http://www.iesbinefar.es/spipagora. El aullido de los grillos. - Literatura - Relatos -. Fecha de ...

El aullido de los grillos Artículo de ÁGORA http://www.iesbinefar.es/spipagora

El aullido de los grillos - Literatura - Relatos -

Fecha de publicación : Martes 19 de junio de 2012

ÁGORA

Copyright © ÁGORA

Page 1/2

El aullido de los grillos

[/spipagora/IMG/Image/amordazados.jpg]Por ahí van las noches solitarias acompañadas del siseo de los grillos que producen un irritante aullido en el silencio.

Por aquellos matojos de acero anda un desvergonzado hombre que intenta reconciliarse con las estrellas, pero no puede. De sus manos pende una delgada botella cristalina, de donde emana todo el desencanto del mundo.

Por ahí va el espíritu libre, navegando por los mares del olvido. Por ahí va el hombre perdido y desesperado, que le dice al mundo ¡basta!

Una luz candente arde en la inmensidad de su pena, chispa, deseo, derroche...

Y en la distancia, un cuerpo latente descansa sobre la cama, con su mente ensombrecida y sus ojos perdidos en la infinitud de la mentira.

De nada puede darse cuenta, ya nada puede presentir, es demasiado tarde.

El individuo exhala su aliento a la brisa del mar mientras da de bruces contra la tierra y ríe por el castigo merecido, ríe y llora por su excesiva prudencia, por no saber dar una señal o indicio de que aún él tenía sentimientos.

En el preciso momento del encuentro, su lengua se enroló con su cuerpo y juntos no mencionaron ni su nombre, y ella continuó su camino como si el propio demonio la guiara.

No sé si fue producto de imaginación, sueño o ilusión; pero fueron sus ojos los únicos traidores que no se dejaron atropellar por tu fortuna, solo ellos se hendieron y entremezclaron en el campo de visión de tus ojos valerosos y te contaron cuan apasionados estaban.

Perseguido y humillado por su propio pasado, el desvalido solo pudo abrir boca con el impulso de las arcadas, solo pudo dejarse arrastrar por las olas de la mar al tiempo que moría en un descampado ajeno de toda percepción.

Copyright © ÁGORA

Page 2/2